Yo

Yo
Este soy yo, metido en una caja, claro

Hola, soy...

Hola, soy un Gato Común Europeo. Soy de color blanco y negro y tengo mi nariz de color rosa. Las almohadillas de mis patas también son rosaditas y negras.

Me llamo Ojitos, pero todo el mundo me llama "Piti". Fue una gracia de mi madre, que empezó a llamarme "Piti-Piti", quizá por una palabra que ella conoce, "pitioto", que -según ella- quiere decir bonito. Yo no hago mucho caso de esas cosas, pero sí sé que me gusta más "piti" que "ojitos". Cuando me llaman "Ojitos", simplemente me hago el sueco y que llamen.

¿Por qué este blog se llama "memetoentodosloscajones.com"? Pues porque soy un gato y soy tan, pero TAN cotillo que me dedico a entrar en cajas, cajones, bolsas, armarios, huecos... sitios en general a cotillear a ver qué hay, y si encuentro gomitas para el pelo... huy entonces. Mis padres dicen que parezco un gatoperroniño, porque me dedico a pedirles que me tiren las gomas, las busco y se las devuelvo. Todo un pasatiempo gatuno, sí señor.


domingo, 14 de diciembre de 2014

Los mandamientos de un gato


   He visto en el blog amigo de "El blog de Mutenpepo" que han puesto una serie de mandamientos para los gatos y, como me ha hecho gracia, lo he cogido para mi blog. Eso sí, lo he recortado un poco, porque -como decía el gato de "Bolt", cuando lo ví, pensé: ¡¡¿Quéee??!! y luego dije: ¿¿¡¡Cómooo??!! Palabras y más palabras, je, je. Así que lo he reducido a solo diez mandamientos de los cuales cumplo todos a rajatabla. Bueno, sin más dilación, aquí van los mandamientos de un gato...


1. Si una persona está ocupada y otra no, siéntate sobre la primera.

2. No permitas puertas cerradas en ninguna habitación de la casa. 

3. Duerme lo suficiente durante el día; así estarás con las baterías cargadas para jugar a tope entre la 1 y las 4 de la madrugada.

4. No permitas que tu gente se quede los domingos por la mañana durmiendo. Ronronea como una segadora junto a su oreja mientras les mordisqueas el pelo (esto hace un ruidito sumamente desagradable) y, si persisten, paséate por encima de sus cabezas procurando pisarles bien los ojos y la boca.

6. Un minuto antes de que tus dueños se vayan a dormir, escóndete y no respondas bajo ningún concepto.

7. Cuando no te hagan caso, porque llegan tarde al trabajo, tira la planta más alta de la casa y rompe el tiesto en la caída. Les encantará y, como llegan tarde, ni les dará tiempo a recogerlo. 


8. Si tienes que vomitar, salta rápidamente a una silla. Si no te da tiempo, vete rápidamente a cualquier alfombra. 


9. Un gato se vuelve transparente cuando se detiene frente a la tele. Esto les encantará a tus amos, que te llamarán con gritos de alegría.


10. Al escoger tus juguetes, recuerda que un rollo de papel higiénico o un ovillo de lana son mil veces mejores que un ratón de felpa.


Y recordad: Los gatos tenemos derecho a maullar toda la noche, aunque nadie pueda dormir en el vecindario. Para eso somos gatos, ¿no?





No hay comentarios:

Publicar un comentario